Técnicas Curativas

Centro Fénix de Naturopatía




Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles a conocer sus técnicas curativas, probadas y usadas, con éxito, por miles de personas en todo el mundo, como remedio de síntomas contra la depresión, el estrés, la ansiedad.
Dolores musculares y deterioros articulares.
Problemas respiratorios y alergias.
Dependencias y adicciones.
Algias



Tels. (+34) 680 53 75 56 - (+34) 669 56 44 23 - España

Solo por Hoy


Sólo por hoy, me voy a conceder permiso...
para abrir un nuevo sendero;
para aprender una nueva forma de vivir.
Para dudar, para cometer errores.
Para reir, llorar, amar, reflexionar, descansar.
Para conocer la paz de la renuncia.


Sólo por hoy, me voy a conceder permiso...
para ser amable conmigo mismo.
Para honrar mi cuerpo, mi corazón, mi alma.
Para confiar en el futuro, en Dios, en mí.
Para venerar la vida que disfruto.
Para recordar quién soy.


Sólo por hoy...
Voy a encontrar el valor necesario
para mantenerme firme,
para escuchar,
para escuchar el susurro de mi corazón...
entre el sonido del trueno,
para cantar al viento.



Heart Singer





Centro Fénix de Naturopatía

Algunas Imágenes de este Blog, han sido sacadas de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retiradas inmediatamente.

lunes, noviembre 28, 2016

Usos Medicinales del Diente de Leon

El Diente de León (Taraxacum officinale) es una planta con propiedades medicinales que se ha utilizado tradicionalmente para recuperar y mantener la buena salud de forma natural. El Diente de León es originaria de Europa y es también conocida popularmente como Achicoria amarga, Pelosilla, Corona de fraile o Argón.

Es una planta perenne de unos 40 cm de alto con hojas alargadas dentadas. Sus flores amarillas, una vez que maduran, se vuelven blancas y muy frágiles, tanto que con un suave soplido se deshacen.

Propiedades Medicinales del Diente de León
- Favorece la función de los riñones y en general de las vías urinarias.
- Estimula la producción de orina evitando la retención de líquidos y los edemas
- Mejora la digestión
- Activa la circulación sanguínea, por lo que ayuda a prevenir la aparición de varices
- Regula las menstruaciones
- Ayuda a regular la tensión arterial
- Está recomendado para la artritis, reumatismo y cualquier otra alteración de las articulaciones.
- Depura el hígado
- Reduce las hemorroides
- Estimula la producción de leche materna durante la lactancia
- Favorece el buen funcionamiento del hígado
- Mejora problemas de la piel como los eccemas, psoriasis o erupciones
- Tiene efecto laxante, por lo que está recomendada para combatir el estreñimiento, y facilitar el tránsito intestinal
- Combate la anemia
- Depura el sistema digestivo
- Ayuda en casos de ictericia, cirrosis y hepatitis
- Elimina el ácido úrico o gota
- Favorece la depuración de la sangre, eliminando las toxinas acumuladas
- Se utiliza para tratar las piedras del riñón

Además, el Diente de León es una planta silvestre comestible, por lo que podemos incluir sus hojas y flores en ensaladas y otros platos fríos. También se puede usar su raíz para elaborar café. Y, por supuesto, la forma más común de aprovechar las propiedades medicinales es haciendo infusión de diente de león.

No debemos olvidar las propiedades nutricionales del Diente de León, ya que nos aporta vitaminas A, B, C y D y minerales como calcio, hierro, magnesio, potasio o zinc.

Aunque el diente de león es una planta silvestre que crece de forma espontánea en climas fríos y templados, también se puede cultivar en casa. Para preparar los semilleros simplemente se entierran las semillas a unos 3 mm y se cubren con tierra dejando unos 4 cm cuadrados entre una y otra. Regar bien. Los semilleros pueden estar compuestos de compost y arena. Cuando la plántula mida unos 10 a 15 cm se puede trasplantar a su lugar definitivo. Durante el verano se debe prestar especial atención al riego, no dejando pasar más de 3 días sin regarla. Se puede adaptar tanto a zonas con luz directa como a la semisombra. Con abonar ligeramente dos veces al año será suficiente para cubrir sus necesidades y mantenerla sana.

Leer más...

martes, octubre 04, 2016

Funcion de la Kinesiologia Holistica

En el mismo instante en que somos concebidos, cuando se empieza a producir la división celular dentro del útero materno, nuestro poderoso sistema de percepción se pone en marcha registrando toda la información que nos llega, comenzando a influir en nuestro proceso de adaptación. Antes del nacimiento nuestro cuerpo recibe toda una serie de información relacionada con nuestra herencia genética, nuestras vivencias en el útero, el estado emocional y fisiológico de nuestra madre, el timbre de su voz, sus niveles hormonales y de toxinas... a través de pequeños receptores de presión, temperatura, sonido, etcétera.

El proceso del parto es una de las experiencias más traumáticas del ser humano, el tipo de parto por el que llegamos al mundo: natural, por cesárea, si fue provocado, fórceps, o si fuimos nosotros mismos los que iniciamos este proceso durante el cual pasamos de un medio líquido, con todas las necesidades cubiertas, a un medio gaseoso, con un montón de necesidades tanto físicas (hambre, sed, frío, calor...) como emocionales (miedo, ira, necesidades afectivas...).

Después del nacimiento la información se multiplica en distintos niveles:
– Químico: alimentación, vacunas (que afectan al sistema inmunitario), virus, bacterias, ruidos, polución, medicamentos...
– Físico o estructural: caídas, accidentes, malas posturas, operaciones, cicatrices, el parto y sus consecuencias.
– Emocional: carencias afectivas, tono de voz de los padres, edad escolar, los límites en la educación.
– Energético: el tipo de casa donde vivimos, las cargas electromagnéticas, las ropas que usamos, los teléfonos móviles, las geopatologías y todo tipo de energías que nos rodean aunque no sean visibles.

Todas estas experiencias, incluso aquellas de las que no tenemos conciencia, se van quedando grabadas en el sistema fascial de nuestro cuerpo. Bajo estas circunstancias nuestro cuerpo aprende a funcionar como un mecanismo increíblemente rápido y potente capaz analizar y procesar toda la avalancha de información que le llega; cuando esto ocurre así, es lo que llamamos una adaptación saludable. No obstante, cuando no se puede procesar toda la información, nuestro cuerpo se bloquea y se lesiona en algún sistema: digestivo, nervioso, emocional, químico, etcétera. Si este bloqueo se mantiene aparece la enfermedad, que es, en definitiva, un cúmulo de inadaptaciones en “nuestra computadora”.

La Kinesiología holística utiliza el cuerpo como un instrumento de retroalimentación y a través de los test musculares o el reflejo del brazo (AR) permite el acceso a esa información que puedan llegar a guardar cualquiera de nuestros sistemas y poder así desbloquear la información.

La Kinesiologia Holística nos permite averiguar lo que esta ocurriendo en los distintos niveles que nos conforman.
Dentro de la estructura detalla el nivel de la lesión: músculo, fascia, ligamento, tendón, disco, articulación, hueso, y da información de las posibles influencias que otras lesiones ejercen sobre la que estemos tratamos, indicándonos la prioridad en el tratamiento.
A nivel químico nos aporta información sobre procesos: agudos, crónicos y por toxinas genéticas. Causas de los procesos, órganos y vísceras implicados, niveles de posibles degeneraciones y nos puede indicar el camino capaz de eliminar las toxinas a nivel intracelular hacia los líquidos y su posterior eliminación por los emuntorios. Esto es fundamental en la prevención, ya que podemos descubrir una zona en posible pre-degeneración años antes de que se instale el proceso.
En el plano psico-emocional se accede a los bloqueos (conscientes o inconscientes) que sufrió la persona, y nos da información acerca de la edad que tuvo lugar, relaciones con el pasado, aceptaciones, conductas repetitivas, influencia del nacimiento, procesos sin cerrar, influencia de la conducta genética...
Dentro del plano energético nos facilta información de la implicación de: meridianos de acupuntura, chakras, cuerpos sutiles, cicatrices (físicas o psíquicas), geopatologías...

Leer más...

domingo, octubre 02, 2016

Hipocrates - El Padre de la Medicina

Hipócrates nació en la Isla de Cos en el año 460 antes de Cristo. Sabio, filósofo y médico griego es considerado como el Padre de la medicina.
Hipócrates valoró la enfermedad desde el punto de vista humano, naturalista, basándose en la atenta observación clínica y completamente desprovisto de connotaciones religiosas, supersticiosas o mágicas. Sostenía que había una causa natural para las enfermedades y proponía cambios en la dieta y el estilo de vida para recuperar la salud.


Hipócrates estableció unos principios fundamentales para lo que él llamaba “el arte de curar” y el modo de entender la salud y la enfermedad, que han sido secundados y ampliados a lo largo de los años por los seguidores de la Medicina Natural o Hipocrática y que nos sirven de base para comprender los fundamentos de la Naturopatía.

Los principios fundamentales de la Naturopatía se pueden resumir atendiendo a los principales Aforismos Hipocráticos:
1. “Primum non nocere”, “Ante todo no dañar”. Curar sin dañar debe ser la primera norma del naturista. Existen varias disciplinas terapéuticas que pueden ser utilizadas por la Naturopatía. Pero un principio básico es que no sean agresivas, que no hagan daño. Si una técnica, remedio o sustancia terapéutica tiene efectos secundarios o produce daños colaterales, entonces no se ajusta a los principios básicos de la Naturopatía.
2. Respetar el “Vis naturae medicatrix”, es decir dejar actuar a la naturaleza, la capacidad autocurativa del organismo. Se debe dejar obrar a la Naturaleza. La fuerza curativa o energía vital o fuerza curativa siempre tiende a la homeostasis. La homeostasis es la condición por la cual el medio interno del organismo permanece relativamente constante, dentro de los límites fisiológicos. La enfermedad constituye el esfuerzo de la naturaleza hacia la curación. Ante la enfermedad, lo mejor es no hacer nada, pero inteligentemente.
3. “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”. Los alimentos “curativos”, son en realidad los que le corresponden al hombre por su adaptación biológica: frutas, vegetales, bayas y raíces en su estado natural, crudos, tal como nos lo presenta la naturaleza. Son éstos, alimentos naturales, refrescantes, vitalizadores, livianos, de fácil digestión, intrínsecamente sanos y por lo tanto saludables. Y si son saludables, si sirven para conservar la salud, son también “medicina” que produce necesariamente un efecto curativo, ya que, “lo que da la salud, cura la enfermedad”.
4. "De entre todos los remedios, elegid siempre el más sencillo, el más inocuo". Luego habrá tiempo en caso de necesidad de subir de dosis o dar algo más potente.
5. En términos generales, "lo que evita la enfermedad, la cura y lo que la cura, la evita". Me refiero en este sentido a los factores que rigen la salud, como la dieta correcta o nutrición óptima, el ejercicio, el reposo, los estímulos naturales como el agua fría, aire puro, sol, aire. Para Hipócrates, el enfermo lo es porque se ha alterado la mezcla de sus humores y la “enfermedad” no es sino “una crisis durante la cual el organismo adopta una posición defensiva buscando la eliminación de los humores que le perjudican”. El término “humores” es lo que hoy en día la corriente higienista llama “toxemia, ensuciamiento”.

La salud es lo natural en el hombre desde su origen y nacimiento. Existe en nuestro organismo una fuerza vital que trabaja por el todo y por las partes y que es a la vez una y múltiple. “El arte de conservar la energía vital”.
“La enfermedad es fruto de transgresiones a las leyes de la conservación natural de la salud. La naturaleza tiende a conservar en nuestro cuerpo la vida en salud”.

“Nadie cae enfermo bruscamente y en cualquier momento, sino que es producto de la acumulación de causas que motivan el estallido sintomatológico de una enfermedad”.
La enfermedad es un proceso, más que un estado, y su estallido no un comienzo, sino el final de una desviación de lenta y larga elaboración.
Una máxima de la Naturopatía es “no hay enfermedades, solo hay enfermos”.

Leer más...

lunes, agosto 08, 2016

Helicobacter Pylori

La Helicobacter Pylori es una bacteria que puede infectar el estómago y el duodeno. Es muy común, sobre todo en países en vías de desarrollo, donde se estima que la incidencia en la población adulta está alrededor del 80%. En España la cifra es menor, alrededor del 50%, y la mayoría de los casos son asintomáticos, es decir, los sujetos infectados nunca llegan a desarrollar ningún tipo de síntoma.
Aquellas personas que tienen una afección más grave, pueden presentar infección de estómago, gastritis y úlceras duodenales, que incluyen dolor abdominal inespecífico o difuso, sensación de saciedad después de una pequeña cantidad de comida, disminución del apetito, halitosis, dispepsia y digestiones difíciles, dolor al presionar el epigastrio, fatiga, heces oscuras y anemia (debido a úlceras sangrantes)... En estos casos sintomáticos la bacteria daña la capa mucosa que protege el estómago y el duodeno, permitiendo que los potentes ácidos estomacales atraviesen esta capa y formen úlceras, la mayoría superficiales; aunque en algunos casos pueden llegar a sangrar o hacerse muy profundas.


Normalmente, las infecciones por Helicobacter Pylori están asociadas al estrés, la ansiedad y a un sistema inmunitario débil. El tratamiento común, indicado por los gastroenterólogos, es una combinación de varios antibióticos, más un inhibidor de bomba de protones, es decir, un protector estomacal ya que el objetivo del tratamiento es la erradicación de la bacteria.
En pacientes asintomáticos, el tratamiento no está recomendado debido a que las combinaciones de antibióticos pueden tener graves efectos secundarios. Por otra parte, hay que decir que cada vez más individuos infectados son resistentes a los antibióticos, por lo que es habitual utilizar un segundo o tercer tratamiento con otros fármacos, por lo que en estos casos hay que valorar la relación riesgo/beneficio.

No obstante, no todos los individuos portadores de esta bacteria presentan problemas. La sola presencia de la Helicobacter Pylori no es causa suficiente para producir gastritis, úlceras y todas las molestias citadas anteriormente.
La medicina occidental analiza y clasifica las enfermedades desde el punto de vista del agente causante de la enfermedad: parásitos, bacterias, gérmenes... se combaten con medicamentos que intentan eliminar el microorganismo de nuestro cuerpo y con otros que minimicen en lo posible los síntomas. Hoy en día para cualquier síntoma que presente nuestro organismo, podemos encontrar el medicamento adecuado. Estamos acostumbrados a relacionar las enfermedades con causas externas a nosotros mismos y buscamos la curación con productos ajenos a nuestro organismo.

Sin embargo, El factor determinante para contraer una enfermedad no está fuera de nosotros, sino dentro: un organismo equilibrado no enfermará, aunque se vea expuesto a un ambiente hostil. Gérmenes, bacterias... están siempre presentes en nuestro entorno. Convivimos con ellos y son imprescindibles para el equilibrio ambiental. No podemos eliminarlos así como así. Pero sólo pueden entrar en nuestro cuerpo y hacer daño si el sistema inmunológico está débil.
Después de todo, 20 personas pueden estar expuestas a un germen particular y sin embargo sólo seis enfermarán. El principal objetivo de la medicina ha de ser indagar sobre el porqué nos hacemos susceptibles a la infección, y actuar en consecuencia. No limitarse a combatir el agente patógeno, porque cualquier enfermedad no tiene una única causa aislada, sino que es la consecuencia de un entorno, y un contexto concreto.
Cuando las personas enferman debido a una debilidad interna, pierden esta capacidad de adaptación al entorno, abriendo las puertas a las energías patógenas. Y por muchos antibióticos que tomemos seguirán habiendo bacterias susceptibles de infectarnos. Y cuanto más abusemos de ellos, éstos ofrecerán más resistencia, sin contar que desequilibran completamente nuestro organismo al eliminar también las bacterias beneficiosas que viven en nuestro cuerpo y que son tan necesarias para mantener en equilibrio nuestros procesos vitales.


Deberíamos desterrar la idea de que estamos totalmente a merced de los temidos virus y bacterias, y que nos van a infectar en cualquier momento. Ante una enfermedad no se trata de buscar y eliminar al microorganismo causante, sino comprobar qué tipo de desequilibrio ha causado éste en el cuerpo y una vez encontrado, restablecer los canales energéticos, eliminando los bloqueos que puedan existir para que la energía vital fluya libre y armoniosamente por todo nuestro cuerpo. Solo así, nuestro organismo es capaz de luchar por sí mismo contra el factor patógeno y eliminarlo sin necesidad de productos químicos.

Son muchas las personas que acuden a la consulta presentando pequeños achaques a los que no se les da mucha importancia, ya que se puede pensar que son normales para nuestra edad (ligeros dolores de cabeza, molestias articulares, acidez de vez en cuando, cansancio, dificultad para dormir...). La medicina occidental no considera importantes estos síntomas por ser ocasionales o ligeros, o porque al realizar distintas pruebas y evaluar el resultado aparecen todos los valores dentro de la normalidad. sino comprobar qué tipo de desequilibrio ha causado éste en el cuerpo y una vez encontrado, restablecer los canales energéticos, eliminando los bloqueos que puedan existir para que la energía vital fluya libre y armoniosamente por todo nuestro cuerpo. Solo así, nuestro organismo es capaz de luchar por sí mismo contra el factor patógeno y eliminarlo sin necesidad de productos químicos. Son muchos los pacientes que acuden a la consulta presentando pequeños achaques a los que no se les da mucha importancia, ya que se puede pensar que son normales para nuestra edad (ligeros dolores de cabeza, molestias articulares, acidez de vez en cuando, cansancio, dificultad para dormir,…). La medicina occidental no considera importantes estos síntomas por ser ocasionales o ligeros, o porque al realizar distintas pruebas y evaluar el resultado aparecen todos los valores dentro de la normalidad. Sin embargo, son fundamentales ya que es muy normal que todos tengamos pequeños desequilibrios que inicialmente no causan ninguna enfermedad en concreto pero, todos estos síntomas nos están avisando de que hay algo que está fallando en nuestro organismo. Así que hay que empezar a tratarlo lo antes posible, potenciando el sistema inmune y equilibrando el cuerpo.

Fuente: LI ZHI XIN
Co-Director y Profesor de la Escuela Li Ping de Acupuntura y MTC

Leer más...

domingo, junio 05, 2016

Tratamiento del Dolor mediante Kinesiología Aplicada

Los Puntos del Hipotálamo, que son muy versátiles, se pueden utilizar para resolver cualquier problema recurrente, ya sea físico, relacionado con órganos, problemas vertebrales, desequilibrio bioquímico, alergias, sensibilidad a alimentos (aplicando el punto correspondiente, habrá más tolerancia al producto), dolores de cualquier tipo sobretodo dolor de muelas, problemas emocionales, miedos y fobias, adicciones, problemas de insomnio; ya que el Hipotálamo es la gran central electromagnética que regula los dos hemisferios, acción necesaria para conciliar el sueño, etc.

Los puntos del hipotálamo: son meridianos que empiezan o terminan en la cara, siendo estos puntos los que se utilizan, porque así es como se puede interpretar mejor el mensaje que se dirige al cerebro. Activándolos podemos minimizar y eliminar el dolor. Puede ser que en algunas ocasiones no se muestre ningún punto, en este caso habría que realizar la técnica «Memoria de Lesiones y Traumas».
Ejemplo: una persona con dolor en la cadera. Se busca el punto hipotalámico relacionado con el dolor y se activa, al mismo tiempo que la persona realiza TL (Terapia de Localización) en la zona dolorida. Puede que haya que testar antes la Glándula Pineal, relacionada con su cadera, cuando no muestra en el test un punto hipotalámico activo. Y testar aminoácidos.

Esta técnica, como todas las de Kinesiología Aplicada, requiere realizar a la persona un protocolo riguroso ya que si tiene «Desorganización Neurológica» o está conmutada ─switching─, todos los tratamientos que se le hagan serán erróneos, ya que los receptores envían informaciones conflictivas al Sistema Nervioso Central, al biocomputador humano que interpretará mal los mensajes recibidos.

Es importante aclarar, sin ánimo de ofender, que hoy todo el mundo hace kinesiología, es decir testan, para diferentes terapias.
Si el terapeuta no hace un protocolo exhaustivo, los resultados serán erróneos. Aunque hasta ahora no hayan tenido ningún problema, es bueno que se sepa y se tome conciencia.

Leer más...

jueves, abril 07, 2016

La Urgente Necesidad de Adquirir un Conocimiento Profundo del Modo de Vida Saludable

La acumulación de las consecuencias resultantes de las violaciones habituales de las simples leyes de la naturaleza, a menudo tienen por resultado una alteración de la función en el momento en que menos se espera. La falta aparente de relación entre causa y efecto ha dado origen a la inmensa diversidad de opiniones que brotan de todas partes, y que se refieren a las cualidades y utilidad o nocividad de los diversos artículos de régimen y sustancias no dietéticas que la gran mayoría de personas meten en su cuerpo. La gran variedad de opiniones divergentes e incluso contrarias evidencia la falta de un concepto sano y la urgente necesidad de adquirir un conocimiento profundo del modo de vida adecuado para la salud.


No hay nada más habitual que escuchar las más opuestas opiniones sobre las ventajas o los inconvenientes de ciertos alimentos, de combinaciones de alimentos, de ciertos tipos de baño, del fumar, del tomar alcohol, etc. Dado que cada prueba que poseemos hace resaltar la ley de la vida en el mundo orgánico e inorgánico, no podemos aceptar, en la vida del ser humano, la idea de una ley formada por la casualidad o el azar. ¿Sería preciso suponer que las leyes que rigen las funciones animales y las relaciones de la vida con el medio en el que se desenvuelven son variables y cambian sin cesar? Tanto como la comprensión y el saber humanos han sido capaces de constatarlo, las leyes de la vida son tan invariables e inflexibles como la ley de la gravedad.

El estado del cuerpo puede cambiar, incluso cambiar considerablemente, de vez en cuando, y durante los diferentes periodos de la vida. si hoy, cuando el estado de salud es perfecto, los alimentos nutren y sustentan el cuerpo, mañana, cuando se haya instalado la enfermedad, el mismo alimento ocasionará la excitación del corazón, hará subir el pulso, creará un malestar o un verdadero dolor, y aumentará la temperatura. Las cualidades de los alimentos no se han alterado, ni tampoco su relación con el cuerpo ha variado. Las leyes de la vida no han sufrido ningún cambio. El estado del cuerpo es el que se ha modificado y ha ocasionado un resultado contrario a los efectos esperados. Ayer, éste poseía un gran poder digestivo y necesitaba alimento; hoy, le falta este poder de digerir y no es capaz de asimilar el alimento. Como consecuencia podemos afirmar que las relaciones del alimento con el cuerpo sano no han cambiado, sino que a causa de una alteración del cuerpo, el organismo enfermo es incapaz de apropiarse del alimento y utilizarlo.

Cuando queremos evaluar la adecuación, las ventajas o los inconvenientes de cierto alimento, de cierto régimen, de cierto modo de alimentación o de ejercicio, de cierta forma de tomar baños de sol o de la necesidad de descansar, es preciso que consideremos no solo la naturaleza del ejercicio, del alimento, etc., sino también del estado del individuo y las condiciones en que todo esto se realice.

Leer más...

miércoles, abril 06, 2016

Rock Water y la Fortaleza de la Flexibilidad

Lo que la personalidad, en su soberbia, cree que es el camino del aprendizaje y la manera kármica que éste se estructura para cada uno de nosotros, parecen tener poco que ver… a menos que nuestro espíritu y la personalidad se comuniquen fluidamente. Esta comunicación solo puede darse plenamente cuando no existen obstáculos insalvables. La condición negativa de Rock Water es un impedimento tajante, ya que la personalidad está centrada en sí misma y carece de la mínima flexibilidad para amoldarse a lo que la vida disponga para ella.

Agua de Roca nos exhorta a desprendernos de nuestra forma y moldearnos en aquello que nos contiene, como hace el agua, que dentro de una vasija, es vasija, y dentro de una botella es botella, sin dejar de ser agua. También nos conecta con nuestro lado Yin, el lado receptivo, pasivo, maleable, que generalmente se asocia con la debilidad, olvidando que el agua tiene la capacidad de erosionar una piedra gracias a la fuerza de su perseverancia. Rock Water nos viene a recordar que la flexibilidad es un signo de fortaleza, como la caña de bambú capaz de doblarse en un ángulo muy cerrado sin partirse, y que la rigidez se acaba quebrando.

Rock Water es la flor apropiada para quienes son muy rígidos consigo mismos, y se privan de muchos de los placeres de la vida pues consideran que estos podrían interferir con sus objetivos laborales o con su modo de vivir, que por lo general es de mucha autoexigencia.
Su Personalidad está estancada, y desde esta visión egoísta ignora los reclamos de la realidad. Se aferra a lo que cree que es "bueno", rechazando agresivamente todo lo demás. Y en su soberbia intelectual, no se da cuenta de que aquello que considera como "no bueno" es precisamente lo que más necesita para su desarrollo actual.

Rock Water desarrolla la flexibilidad, dando la posibilidad de superar las distintas pruebas que la vida pone frente a nosotros disfrutando de las pequeñas cosas. Nos ayuda a amoldarnos a las nuevas situaciones, haciendo de la vida algo menos severo, modificando nuestros patrones fijos, yendo más allá de las limitaciones de nuestro cuerpo o nuestra mente. Al no estar tan ocupada con su autoperfeccionamiento, la persona en estado Rock Water transformado es capaz de interesarse un poco más por los demás. Aún siendo idealista es capaz de mucha flexibilidad, al poder integrar nuevos horizontes o verdades más profundas de aquellas que defiende.
Pero sobre todo, nos ayuda a comprender que nuestro paso por la Tierra no debe ser una suma de privaciones. De éste modo nos trae luz interior, y aun manteniendo la firmeza de nuestras convicciones, ayuda a adaptar nuevos conocimientos a nuestra fuerza interior, trayéndonos paz y sabiduría. Y así, el Rock Water positivo se convierte en un ejemplo natural para los demás, por su paz interior y su alegría de vivir. Rock Water se utiliza con éxito en patologías articulares crónicas del tipo «fijación» vertebral, anquilosis, rigidez antiinflamatoria, etc. También en procesos degenerativos como la artrosis, siempre que no predomine la inflamación y en lo que no haya pinzamientos, ya que en este caso debería hablarse de irradiación, de rigidez dinámica.
También es interesante Rock Water a la hora de abordar ciertos tumores benignos, autolimitados, de consistencia dura, como miomas o fibromas uterinos. Hay descrito algún caso exitoso en cataratas (opacidad y rigidez del cristalino) y glaucoma, en combinación con otras flores como Estrella de Belén y Violeta de Agua. Tenerlo en cuenta en arterioesclerosis (también acompañado por otras flores de rigidez).
Sería interesante adquirir más experiencia en casos de litiasis renal, hepática y gota, ya que Rock Water es la esencia más «rompedora» del sistema. Rock Water combate la cristalización.

Nombre en Inglés: Rock Water
Floración: Junio y Julio
Se localiza en fuentes y manantiales en su estado natural.
Su preparación es solar.
Se relaciona con el 3er. Chakra y pertenece al grupo de los «Siete Ayudantes».

Leer más...

miércoles, marzo 30, 2016

Una Verdadera Ciencia de la Vida

Al menos desde los inicios de la historia, el hombre lucha por dominar las fuerzas de la Naturaleza. Sin embargo, solo fue a partir del momento en que el hombre adquirió una idea de la ley y del orden cuando aprendió a controlarlos, al menos parcialmente, con el fin de ponerlos a su servicio. A medida que aprendía las leyes que controlan estos procesos, abandonaba los medios mágicos a través de los cuales procuraba dominar las fuerzas y fenómenos naturales, y entraba en un periodo más luminoso para él. A medida que progresaba en el conocimiento, cada vez que realizaba un nuevo descubrimiento, tenía una visión más clara del porvenir de la humanidad, y recibía un desafío aun más imponente que le impulsaba a realizar un esfuerzo siempre mayor.

De todos los ámbitos del conocimiento cultivados por el hombre, el que trata de la salud humana ha sido el menos sometido a una investigación científica real. En este terreno, aun predominan los métodos de la magia primitiva. Incluso el concepto que tenemos de la naturaleza esencial de la enfermedad y nuestro concepto fundamental referente a la naturaleza esencial de su causa, son los mismos que los de los hombres que pertenecían a las primeras civilizaciones. Hoy en día, somos testigos de la extraña anomalía que consiste en ver a hombres, con formación científica, trabajar día y noche en laboratorios buscando medios mágicos para controlar las fuerzas y procesos de la vida. Para aquellos de nosotros que tenemos el privilegio de ayudar a difundir un conocimiento de las leyes de la vida y señalar los verdaderos medios para controlar las fuerzas de la Naturaleza en pro de la salud humana, el desafío nunca ha sido mayor, ni más cargado de promesas.

A la gente le gusta creer que son los gérmenes y los virus los causantes de las enfermedades, porque les libera de toda responsabilidad respecto a sus sufrimientos y también porque esto les descarga de cualquier necesidad de pensar. El ser humano ha aceptado con tanto entusiasmo la teoría del germen como agente responsable de la enfermedad, como había admitido antes, en una época más lejana, la etiología del demonio. La idea que consiste en pensar que fabricamos nuestras propias enfermedades, que somos los arquitectos de nuestros propios sufrimientos, y que nosotros mismos nos hemos creado nuestros propios problemas cuando caemos enfermos, aumenta implacablemente nuestra responsabilidad. Preferimos considerarnos las desgraciadas víctimas de fuerzas malignas, sobre las que solo poseemos poco poder, si es que tenemos alguno, y que merecen nuestra simpatía, antes de reconocer que somos las víctimas de nuestras propias locuras y que necesitamos corregir nuestro modo de vida.

Jamás insistiremos lo bastante en que las consecuencias de cada una de nuestras acciones son inherentes al acto mismo y que se producen conjuntamente con éste. Del mismo modo que no podemos correr más rápido que nuestra sombra, las acciones no pueden separarse de sus consecuencias. Desgraciadamente, se nos ha hecho creer en la inmunización y el remedio, en la penitencia y el perdón. Creemos que, gracias a la magia de los medicamentos y de la inoculación, podemos poner la mano en el fuego sin quemarnos, y que estamos autorizados a violar las leyes de la vida sin ningún peligro. Por ello, cuando poseemos una buena salud, no prestamos ninguna atención a los buenos consejos en torno a la manera de vivir, y cuando estamos enfermos procuramos que nos curen.

Si pudiéramos convencer a cada uno de la gravedad de la acumulación de los efectos que resultan de múltiples infracciones de la ley fisiológica, podríamos llevar a un gran número de los miembros más inteligentes de nuestra población a vivir de modo que se evitaran las consecuencias de una forma de vida errónea. El perjuicio que resulta de una simple violación de las leyes de la vida puede ser insignificante con relación a su resultado particular, pero los efectos acumulados de numerosas violaciones de este tipo se vuelven importantes por el daño que producen en conjunto.

Leer más...